Carta Abierta a Roberta S. Jacobson, por Alek Boyd

La siguiente es una traducción no autorizada de este artículo publicado en el sitio web infodio.com, sitio web al cual usted no podrá acceder si vive en Venezuela y no se conecta a través de un servidor proxy. Se comparte con el propósito de darle difusión en el idioma oficial de Venezuela, en un sitio que aún puede ser abierto desde su red.

-o-

Querida Roberta

Quiero darte las gracias.

Por muchos años, hemos sido plagados por un liderazgo que no nos representa, que no ha sido elegido y que no habla por nosotros. Nuestra nación ha sido condenada a penurias innecesarias por un régimen que ha entregado nuestra soberanía a una dictadura comunista fracasada, y un liderazgo opositor más interesado en conservar las pocas migajas que pueden conseguir.

Sus palabras ayer, durante la audiencia en el Senado sobre Venezuela, exponiendo a los personajes oscuros y doble cara de la MUD que hacen lobby en el Departamento de Estado en contra de las sanciones propuestas para castigar a aquellos responsables de violaciones a los derechos humanos en nuestro país, ojalá y tengan consecuencias.

Debemos agradecerte por esto. Aunque rehusó nombrarlos, sabemos exactamente a quiénes se refiere. Está este hombre en DC, Leopoldo Martínez, quien afirma representar a la MUD. Martínez tiene un par de distinciones notorias: Ser el ministro de Finanzas de Venezuela con período en el cargo más corto (durante la administración de 48 horas de Pedro Carmona), y empleado, defensor y perro de ataque de David Osío, un “banquero” Bolivariano bien conocido por las agencias federales americanas.

Martínez tiene este colectivo llamado Centro para la Democracia y el Desarrollo en las Américas, en cuya junta uno puede ver a otro de sus asociados: Ramón José Medina, empleado por mucho tiempo y ejecutor de Víctor Vargas, otro “banquero” bolivariano bien conocido por los reguladores americanos.

Ambos obtienen sus ordenes  de un tercero, llamado Ramón Guillermo Aveledo, vocero de la MUD, cuya mejor habilidad parece ser perpetuarse indefinidamente en posiciones no sujetas a votaciones donde llega a dictar quién es un miembro legítimo de la oposición al régimen de Maduro y quién no.

Le he oído alabar el diálogo televisado entre la MUD y el chavismo. Quizá usted no haya estado enterada de la reunión previa que tuvieron funcionarios del gobierno y miembros de la Mesa en Aruba anterior a dicho “debate”, en donde fueron acordadas algunas condiciones: No nombrar a las víctimas, no acusar a nadie, no atacar a las pandillas armadas pro-gubernamentales, no mencionar a Chávez ni a su legado, no discutir el reemplazo de representantes electos o la pérdida de su poder, no traer a colación asuntos electorales y no reconocer a los presos políticos. El régimen impuso las condiciones; y la Mesa, tan diligentemente como en otras ocasiones, participó en esta farsa, dándole legitimidad a un gobierno que viola sistemáticamente los derechos humanos

La política de la diplomacia suele suceder en base a costos-beneficios. Venezuela, Latinoamérica, los Estados Unidos y el mundo en general, pueden ganar enormemente, por lo que usted hizo ayer. Entre más rápido nos deshagamos de un liderazgo completamente infiltrado, mejor.

He visto que su departamento retiró la visa de Alejandro Andrade, pero que está de vuelta en Miami compartiendo inteligencia con otras Agencias Federales. Ese podría ser también el caso de Rafael Isea. Por favor, continúen así. Hay una gran cantidad de información que el gobierno de EE. UU. puede tomar en cualquier momento de los “exiliados” y “empresarios” venezolanos viviendo en su país. Llámelos, ellos venderían a sus hijos para mantener sus fortunas mal habidas, la mayor parte de la cual se encuentra en EE.UU. en forma de cuentas bancarias, yates, jets, mansiones, caballos, colecciones de arte, etc.

Una encuesta reciente muestra que las simpatías de las bases opositoras, están divididas en mitades casi iguales entre Henrique Capriles Radonski (pro-MUD) y Leopoldo López (no alineado con la MUD). De hecho, esa misma encuesta sugiere que aquellos a quienes se les preguntó acerca de su voluntad de solucionar los problemas del país vía diálogo, están igualmente molestos con la Mesa de la Unidad y con el Presidente Maduro; y que el movimiento estudiantil tiene los mayores índices de aprobación de todos los actores políticos opositores. Lo que es bastante complicado de hallar es cualquier indicador que demuestre un apoyo o agrado ante Ramón Guillermo Aveledo, o sus colegas. Téngalo en mente la próxima vez que ellos llamen a su puerta.

Sobre la cuestión de que cosas algunos miembros de la MUD pudieron haberle dicho respecto a las sanciones apuntadas a algunos oficiales del gobierno, solo permítame decir que su línea, de estar en contra de sanciones o un embargo petrolero, vienen directamente de Maduro y sus manejadores cubanos. Como el Senador Rubio explicó, las sanciones propuestas son para apuntar a individuos envueltos en violaciones mayores y sistemáticas a los derechos humanos, y no a los Venezolanos como un todo. Por lo tanto, quisiera alentarla a llamar a Mark Weisbrot cada vez que quiera conocer la postura oficial de la MUD*.

(*Nota en la traducción: Ouch).

Déjeme recordarle que las violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Venezuela han tenido lugar desde hace bastante tiempo. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha clasificado a Venezuela en su “Capítulo IV”, continuamente desde el año 2005 y, en el caso de que usted no esté enterada, le pido que por favor lea los criterios que usa la CIDH para clasificar a un país en su “Capítulo IV”.

Dialogar con el chavismo no rendirá fruto alguno, a menos que el chavismo así lo desee con el solo propósito de ganar algo de la legitimidad perdida al sentarse con la MUD. En este punto el chavismo necesita a la MUD de la misma manera que la Mesa necesita al chavismo. Esto no es debido a las acciones de la Mesa, sino por el esfuerzo, las muertes y la sangre derramada de los venezolanos de a pie que no se sienten representados por la MUD. Las actuales conversaciones “sensatas” están teniendo lugar tras bastidores, y lo que está en juego es cómo la MUD servirá el adelanto de los propósitos del chavismo, al pedir tener representantes decorativos en la corte suprema, el consejo electoral y así sucesivamente. Haga una nota mental para el futuro: Ninguno de estos representantes va a hacer jamás nada para hacer que estas instituciones le pidan un ápice de responsabilidad al régimen.

Para concluir, Roberta, muchas gracias. Estaré eternamente agradecido ante Vd. por mostrar la verdadera naturaleza de la Mesa de la Unidad y su auténtico propósito.

Alek Boyd

P.S.: Como le conté a sus colegas la última vez que estuve en Washington: Venezuela ha firmado y ha ratificado varios tratados de protección de derechos humanos que, en muchas jurisdicciones, poseen carácter supra-constitucional. Cabe mencionar que Venezuela firmó dichos tratados sin coerción de parte de ningún otro Estado, sujetándose voluntariamente a las premisas dadas en dichos tratados. El obligar a los funcionarios chavistas a defender esos tratados no debería ni siquiera ser un tema de debate.

(Traducción: RRG, GNM, RAC, JOG).


One thought on “Carta Abierta a Roberta S. Jacobson, por Alek Boyd

Los comentarios están cerrados.