Pena de muerte en Venezuela ¿Por qué no?

Tras la impresionante indignación generada por el homicidio de Mónica Spear y su pareja -y digo impresionante porque da la impresión de que este tipo de penurias no fueran atravesadas por decenas de personas a diario desde hace décadas, sin que nadie les pare la más mínima bola- salió a relucir el deseo de algunos venezolanos de que entre en rigor la pena capital en Venezuela, como respuesta y solución ante la crisis delictiva que atraviesa el país.

Estoy rotundamente en contra de la pena capital, a pesar de haberla podido apoyar en otros tiempos con más hormonas en mi organismo. Cada uno de los argumentos que solía esgrimir se fue cayendo, hasta mi cambio definitivo de opinión. Muchos de estos argumentos vuelven a resurgir en el encendido debate del que son testigos (¿y testigas?) las redes sociales donde hacemos vida.

Me llama poderosamente la atención que una buena parte de aquellos a los que he visto clamando por la pena capital, se autodefinen opositores*. Me resulta extraño cómo es que se le hace para conocer y señalar la voluntad autócrata y la escasez de escrúpulos de este gobierno, y además pedir por la entrada en rigor de una pena que podría ser perfectamente utilizada para desaparecer a opositores demasiado incómodos.

En cada debate reciente he visto múltiples razones esgrimidas por los promotores de la pena de muerte, resumo los más frecuentes, y aprovecho la cola para responderlos.

Para que los malandros escarmienten y así reducir la violencia

Estados Unidos es una de las banderas enarboladas tanto por promotores como detractores de la pena capital en Venezuela. Pues resulta que aquellos estados donde está en rigor la pena capital presentan mayores tasas de homicidios que aquellos donde fue abolida. Muchos más estados abolicionistas presentan tasas de homicidios inferiores a la media nacional, mientras que con los que la aplican pasa justo al contrario. Texas mantiene una tasa de asesinatos superior a la media siendo el estado más activo en la aplicación de la pena capital.

El delito en general ha disminuido en todo el país, en una escala idéntica tanto en estados abolicionistas como en estados con pena de muerte. En la ciudad de Nueva York, en cuyo estado no se aplica la pena de muerte desde 1963, el número de homicidios anuales se redujo de 2000 a menos de 500 en una década. Sí, hay algo que está reduciendo la violencia en los EEUU, pero no es la pena capital.

Según Briceño León, la edad promedio del delincuente en Venezuela comienza a los 15 años y culmina a los 25. Mármol García asegura que “el delincuente vive el día a día. No se preocupa por el futuro. El futuro para él es algo inexistente”.  Al delincuente venezolano pareciera no importarle el hecho de que en cualquier momento puede ser ultimado por un rival o por la policía. Sinceramente, no veo por qué debería preocuparle que sea un tribunal el que decida su muerte.

Queda claro -al menos para mi- que la aplicación de la pena de muerte por sí sola no reduce la tasa de crímenes violentos, no es determinante, y no hace falta a la hora de planificar políticas serias de seguridad. Menos en Venezuela, donde el sistema judicial no disuade a nadie.

Para abaratar los costos en los que incurre el Estado al mantener criminales

La aplicación de la pena de muerte según estándares aceptables* puede resultar bastante costosa, incluso mucho más que mantener al reo con vida, de por vida. Sonará extraño, pero es así.

Una explicación rápida fundamentada en el ejemplo californiano sería que, en primer lugar, el proceso judicial ante un caso que pueda ameritar pena capital es mucho más largo, complejo y por ende costoso, ya que el Estado debe garantizar que ningún inocente sea ejecutado. Así mismo, los prisioneros condenados deben mantenerse tras las rejas durante un tiempo considerable para cumplir con lapsos de apelación -porque sí, hay condenados en cuyos juicios de apelación se demuestra que eran inocentes– y, por ultimo, debe pagarse el mantenimiento y la operación de la infraestructura dispuesta para la ejecución, sea cámara de gas o sea inyección letal. Ninguna de las dos son económicas.

Estudios realizados por la California Commission on the Fair Administration of Justice en 2008, estima un gasto anual en pena capital en $137 millones, mientras que calcula que la sustitución de la pena capital por cadena perpetua solamente representaría un gasto anual de $11.5 millones. La Comisión para el Estudio de la Pena de Muerte de New Jersey concluyó en 2007 que, entre otras cosas,”the costs of the death penalty are greater than the costs of life in prison without parole (los costos de la pena de muerte son superiores a los costos de la vida en prisión sin posibilidad de libertad condicional) y que “Abolition would make sufficient funds available to ensure adequate services and advocacy for the families of murder victims (la abolición podría liberar suficientes fondos para asegurar servicios adecuados y apoyo para las familias de las víctimas de homicidios)”.

Resumiendo: Gente que se ha ganado el sueldo estudiando a la pena de muerte para consideración de Gobiernos estatales en los EEUU han concluído que es más costoso mantener la pena de muerte, que condenar a la misma cantidad de reclusos a cadena perpetua sin posibilidad de que salgan. Si a eso le agregamos la comisión de trabajos y obras a determinados reclusos para que así puedan hacer algo útil y pagarle al Estado la comida que se les proporciona -y ¿por qué no? reinsertarlos a la sociedad a través del aparato productivo-, seguramente podríamos ser testigos de costos aún menores.

Considerando a nuestro pequeño problema de presupuestos inflados así como al tamaño de nuestra población con respecto al estado de California, saque la cuenta acerca de cuánto le costaría a Venezuela poner en funcionamiento una pena de muerte lo menos nociva y lo mejor intencionada posible. Luego me dice el resultado, y siga esperando a que CADIVI le apruebe el cupo.

Porque esos hijos de puta no merecen vivir

¿Y sí merecen que se les libre de toda culpa, otorgándoles el privilegio de morir sin resarcir a la sociedad y a las víctimas el daño causado?

No está de más recordar que el fin del Poder Judicial es impartir justicia, no venganza.

¿Pero por qué no?

Ahora me toca preguntar a mi.

¿Quiénes creen que serían ejecutados?

Los oficiales de policía Henry Vivas, Lázaro Forero e Iván Simonovis fueron encontrados culpables por los hechos de abril del 2002. Richard Peñalver, quien apareció en televisión abriendo fuego desde el puente Llaguno, fue liberado.

Yendrick Sánchez está siendo procesado bajo la Ley Contra el Terrorismo, solamente por colarse en la coronación de Nicolás Maduro – como previamente ha hecho en actos públicos con Hugo Chávez y Henrique Capriles, entre otros.

Sin mucho esfuerzo, tenemos a cuatro posibles ejecutados que a muchos opositores, de esos que andan suplicando por que se imponga la pena capital en el país, no les gustarán. Favor agregarle a la lista a todos aquellos que 1. se bucearon a la jeva de un gualdia, 2. se comieron la luz con un funcionario público bien kilúo, 3. fueron inculpados de violación por jevas resentidas…

…y así vaya engrosando la lista con cualquier persona que puede caer en el sistema judicial venezolano actual sin haber cometido delito. Si usted considera que no es posible, que no hay manera de ver a condenados inocentes de este calibre en una Venezuela con pena capital, usted es un iluso, usted no vive en este país.

Si usted es incapaz de ponerse en los zapatos de un inocente condenado a la pena capital, usted no es muy distinto a ese asesino al que quisiera matar.

¿Y los inocentes caídos?

Estados Unidos se jacta de tener un sólido y eficaz sistema de justicia. A pesar de ello, no son pocos los casos de inocentes condenados a la pena capital, que bien han podido salir libres apelando, o que bien han tenido que morir sin presenciar cómo salía a la luz la evidencia que demostraba su inocencia y que fue deliberadamente ocultada por policía y fiscalía.

En los Estados Unidos se han presentado escándalos por discriminación racial a la hora de sentenciar a un negro o a un latino. En los EEUU se han sentenciado a muerte a menores de edad y a discapacitados mentales.

Agnes Heller, sobreviviente del holocausto y profesora de filosofía en la New School for Social Research, sostiene que “si ustedes apoyan a la pena de muerte y una sola persona inocente muere, y matar a una persona inocente es asesinato, entonces ustedes se convierten en asesinos. Por lo tanto, ustedes también merecen ser asesinados. Esta es la paradoja de la pena de muerte, y tú no puedes evitar esta paradoja”.

Venezuela, al lado de los Estados Unidos y sus fallas, no tiene sistema judicial. Lo que tiene es una cuerda de parásitos cobrando los salarios más elevados de la administración pública y -hasta aquí estará de acuerdo el lector chavista- cuya única función es mantener al Régimen legalmente cómodo y con su cara bien lavada ante el extranjero.

Es absolutamente irresponsable, por no decir estúpido, promover la aplicación de la pena de muerte en un país con un sistema judicial y penal equiparables a los de un país subsahariano promedio cuando, ni siquiera en un sistema judicial más o menos moderno, ha sido imposible prevenir la muerte de inocentes en manos del Estado y de quienes lo sostienen con sus impuestos.

La justicia es administrada por humanos, los humanos cometemos errores, los humanos omitimos cosas. Poner en manos de administradores de justicia supuestamente racionales la vida de otros, por muy atroces que hayan podido ser sus crímenes, es caer muy bajo. Tan bajo, que se puede caer al mismo nivel de otros condenados a muerte, quitándole la vida a un inocente aleatorio.

¿Realmente hace falta para disminuir la violencia?

La tasa de asesinatos en los Estados Unidos durante 2013 representó sólo un tercio de la registrada en 1994 según datos del FBI -y ya sabemos que nada tuvo que ver la vigencia o no de la pena capital-.

En Noviembre de 2009, Inglaterra y Gales cerraron 12 meses con la menor tasa de homicidios en 20 años. Siguiendo el ejemplo neoyorquino, en algunos sectores de la ciudad de Santiago de Chile lograron disminuir en un 7% los delitos, solamente durante la etapa de experimentación; ahora el plan de seguridad asistido por computadores ha sido extendido al resto de la ciudad. Mientras tanto en Quito, se registró una baja de 15% en la comisión de delitos con respecto al año 2012 tras la entrada en funcionamiento de un sistema de seguridad asistido por videocámaras y botones de emergencia para la ciudadanía. En el estado de de Sao Paulo, entre 2000 y 2010 los homicidios se vieron reducidos en un 67%.

En ninguna de las ciudades anteriores se aplica la pena capital.

Cada país ha encontrado su forma de paliar la delincuencia, y muchos de ellos lo han hecho sin rociar de sangre los impuestos de sus contribuyentes. Sólo hace falta voluntad política, y este Gobierno sólo la ha mostrado cuando el caso es muy mediático

¿Quieres ver una reducción en los crímenes violentos en Venezuela? Olvídate de toda la porquería que el SIBCI pregona sobre la responsabilidad compartida con la intención de escurrir el bulto, y comienza a exigirle al Gobierno que haga su trabajo. Y digo exigirle, porque si con toda la decadencia en la que ha entrado el país durante la última década han sido incapaces de cambiarlo, a estas alturas no lo irán a hacer sólo porque ahora les mataron a una miss.

¿Qué la pena capital no puede ser aplicada en el sistema actual y que hay que depurarlo? Quizá demoliendo al Poder Judicial y construyéndolo de nuevo, depurando a los organismos de seguridad e iniciando una política policial de tolerancia cero, te des cuenta de que la pena capital no hace tanta falta después de todo. Lamento decir que eso no va a pasar en el largo plazo, y por el bien de muchos inocentes esperemos que la pena capital tampoco.

Pero, por última vez y apelando al razonamiento y a la empatía del lector: La pena capital es una muy mala idea. Y en Venezuela es aún peor.

P.D: A la gente que aprecio y que hacía más racional, pls stahp.

*Y si usted es chavista y la apoya; o si usted considera ideal un sistema a lo norcoreano o iraní, no pienso perder mi tiempo con usted.

Addendum

¡Pero si Singapur pudo reducir sus crímenes drásticamente con pena de muerte!

Según Taringa, Foros MCAnime, La Patilla, El Diario de Caracas, y otras fuentes bien académicas y confiables.


15 thoughts on “Pena de muerte en Venezuela ¿Por qué no?

  1. Saludos amigo. Excelente artículo. En algún momento y en medio de la indignación uno podría estar de acuerdo con la pena capital en Venezuela, por el crimen acontecido recientemente y por muchísimos otros que a diario ocurren en muchos lugares de nuestro país. Los mismos vecinos de una comunidad en algunos casos intentan aplicar justicia por sus propias manos, algo que también es un error porque aunque resuelva momentáneamente la incidencia o frecuencia de los robos (en el lugar donde vivo mucha gente dice “hay que agarrarlo y coñ…@&€@&@..arlo para que se vayan los malandros y no roben por unos seis meses aunque sea!”) puede verse perjudicado una persona inocente que simplemente este pasando por el lugar del suceso. En fin. La pena de muerte perjudicaría al inocente que haya caído por un hecho inverosímil e injusto, algo muy frecuente en un sistema judicial que no funciona para nada correctamente, como el nuestro.

  2. Pues que la barbaridad hace creer que las barbaridades son buenas. Este ambiente agreste (por decirlo poco) jode la mente y hace deseable cualquier vaina efectista/rápida/desesperada. Incluyendo colgar a la gente, como ya están sugiriendo la cuerda de subdesarrollados que pululan por allí.

    ¿Para cuando la crucifixión?

    P.D.: Sí. Me hicieron arrechar. Estos son los mismos que se creen el cuentico de que un militar sirve para gobernar CON MANO DURA o que el socialismo salva a algo (lo que sea).

    1. Si la violencia solo genera mas violencia es obvio que las injusticias también causan acciones injustas…. actualmente no hay justicia los criminales hacen los que le da la gana. Con la pena de muerte se da un mensaje muy contundente ! O TE ACOMODAS O TE ELIMINAMOS! y se esta debatiendo ya que el sistema de justicia a demostrado ser incapaz ya nadie cree en la supuesta regeneración los criminales y si nuestro sistema se sustenta en eso y no funciona ¿xq mantenerlo? porque no simplemente nos descasemos de la basura y eliminamos a los que no quieren servir

      1. ¿Debería responderle a alguien que ha sido incapaz de leer o de interiorizar los argumentos expuestos en el artículo?

        Naah… No mucho más allá de esto.

  3. Y la opción podría seguir siendo buena. Cuando un malandro no solo mata, sino que va a la tumba de su víctima y la desentierra para después prenderle candela, ya hay una negativa de mi parte en mantenerlo vivo. Hay cuatro casos en la zona sur de El Tigre (Anz) por si no me crees.

    Pero soy consciente de muchas cosas.

    El problema, con la pena capital y con la cadena perpetua en Venezuela, trasciende a muchas cosas. Para poder aplicar una de estas dos medidas, hay que depurar tooooooodooooo el sistema judicial y eso sería muy incómodo para el gobierno, como lo sería para Esquivel que decida elegir a Chita Sanvicente como DT de la Vinotinto. Simplemente, no les conviene.

    PD: los asesinos “confesos” de este crimen, no son realmente quienes dicen ser para gusto de las autoridades.

  4. Tienes toda la razón con tu artículo, nunca he estado de acuerdo con la pena capital ya que eso pone al Estado al mismo Status del asesino, además con el “sistema judicial” que nos gastamos serían mas los inocentes condenados a la pena capital que los culpables, si estaría de acuerdo en que se aumente a cadena perpetua y que realicen trabajos los presos como cuando Gómez que fueron los presos quienes hicieron las carreteras del país, solo espero que no se les ocurra a los dip chavistas ni opositor discutir este asunto, ya que debemos mantenernos como lo hemos sido el primer país de América en eliminarla en 1863.

    Pero antes de hacer cualquier modificación del COPP y de la Constitución primero tenemos que depurar todo el sistema judicial de nuestro país que no solo juzgue a los enemigos del régimen y a los bolsas que no tienen como pagarse un buen abogado que compre un juez.

  5. ESTOY DE ACUERDO CON ESTE ARTICULO MUY EXPLICITO, EN MI OPINIÓN CREO QUE LO QUE LE FALTA ES QUE EN LAS FAMILIAS SE RECUPEREN LOS PRINCIPIOS Y LOS VALORES Y EL RESPETO LOS CUALES SE HAN PERDIDO. HOY DÍA CUANDO LOS NIÑOS LLEGAN A CASA CON ALGO QUE NO ES DE ELLOS LOS PADRES LO TOMAN A RISAS Y NO LO REPRENDEN DE ALLÍ EN ADELANTE VAS CREANDO AL DELINCUENTE DEL FUTURO.

  6. Yo no estoy muy de acuerdo, después de haber sido victima del hampa 8 veces, y luego de que casi me mata un malandro con un tiro en la cabeza porque el dizque “te quiero mata pure” no me convence. Hay que tomar medidas (ya sea educación, ya sean algunas mas contundentes) pero hay que hacerlo. Porque de nada te va a servir todas tus ideas civilizadas y bellas, con un tiro en la cabeza.

    1. Que este gobierno de mierda no sirva no significa que no hayan medidas contundentes y ponderadas para detener al hampa a corto, mediano y largo plazo.

      Una cosa es eso, otra cosa es andar matando gente corriendo el riesgo de matar a gente inocente.

  7. Creo que el margen de error para reducir los asesinatos de inocentes puede reducirse lo suficiente como para que pasen a ser males menores. Pero, por supuesto, yo estoy deshumanizada por todas las veces que he sido víctima del hampa, personalmente, y por toda la gente que se ha ido por culpa de eso (tanto a otros países como al cementerio). No me importa mucho la vida de los demás siempre y cuando garanticen la mía y la de mi familia y seres queridos. Esa es la verdadera opinión y el verdadero motivo por el cual la gente dice que está a favor de la pena de muerte. Por supuesto que queremos muertes violentas, pero que no le correspondan a personas de bien, sino a esas mierdas que no deberían estar vivas ni consumir oxígeno y nutrientes. Deberían a) morirse b) ser utilizados como sujetos de experimentación para el bien de la medicina.

    Sin embargo, encontré genial tu artículo y las referencias y no creo que tenga forma de discutirte desde la razón, porque mi opinión no viene de ahí. Rand está decepcionada de mí en estos momentos.🙂

    1. Siempre y cuando haya un inocente en riesgo de ser asesinado por el Estado aplicando la pena capital, nunca será un margen suficiente. Y al ser la justicia un concepto meramente humano, siempre cometerá errores. Procuremos que cada error sea lo menos costoso posible.

      Gracias por comentar, saludos.

  8. felicidades por este articulo. yo sinceramente estoy contra la pena de muerte en Venezuela; no por los derecho humanos y toda esa paja.
    Venezuela es un pais muy corrupto, y los sociedad es muy volatil seria descabellado la pena de muerte.
    Despues de todo lo vivido en estos últimos 15 años de pesadilla me da escalofrió pensar darle ese tipo de poder a cualquier gobierno en Venezuela y sudamerica.
    prefiero la cadena perpetua, que se pudran en la cárcel” ojo carceles de verdad no lo que tenemos aqui que parecen club”
    En Venezuela se necesita represión y cero tolerancia.

Los comentarios están cerrados.